El otoño, un tiempo para dar luz a la sombra

Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina y, con ellas, un montón de preparativos, planes, ilusiones, proyectos... En fin, una cantidad tremenda de energía positiva moviéndose en el ambiente... en todo el planeta!! Hace ya cuatro años que comencé a hacer mi propia travesía interior en estas fechas, ya os he contado un poquito en este otro artículo, pero es que es un camino que creo que no termina nunca...






La verdad es que yo no me sentía muy conectada con toda la vorágine navideña, pero me encanta ilusionarme, así que pensé, hay un montón de esa ilusión en el aire y yo quiero unirme a ella. Pensando en ese cambio y en la energía, comenzó a llegar a mi información sobre el sentido de estas celebraciones durante muuuuchos años antes de la religión cristiana, pero eso ya os lo he contado aquí...

El caso es que desde entonces, y cada otoño, voy viendo cómo las personas de mi alrededor, normalmente sin saberlo, y especialmente los niños, se funden con el otoño, se aletargan un poco, no queremos salir tanto a la calle, disminuye nuestra actividad física, nos llama más la lectura, comemos alimentos más fuertes y densos... los médicos lo llaman "astenia otoñal", yo lo llamo "estar conectado con nuestra naturaleza".





Estos cambios se producen a un nivel más físico y evidente, pero lo que más me apasiona es comprobar cómo se producen en el interior. Cada otoño me siento más removida emocionalmente, con el cansancio físico surgen las inseguridades, los miedos, la sombra, la necesidad de cambios en tu "hacer diario", voy viendo mis fallos, mis limitaciones y autolimitaciones y, casi sin darte cuenta, van surgiendo las propuestas de solución. En este último periodo, estoy comprobando que cualquier cosa que me molesta de las personas que me rodean es porque yo no la puedo gestionar de una mejor forma, considero que tendemos a responsabilizar a las demás personas de lo que nosotros sentimos (sobre todo cuando el sentimiento es negativo) en lugar de mirar dentro para ver qué es aquello que nos molesta y qué podemos hacer para mejorar esa situación.  Con los niños eso se hace mucho más evidente porque ellos son puros e intensos y te ayudan a identificar dónde están tus limitaciones, que en ese momento podríamos utilizar para traspasar nuestras propias barreras y superarnos.Tendemos a querer cambiar a los demás para sentirnos mejor nosotros, pero no pensaríamos que nadie tiene derecho a cambiarnos a nosotros sólo porque a esa persona le moleste algo nuestro, esta actitud me parece tremendamente agresiva y con los pequeños estamos acostumbrados a hacerlo constantemente porque es lo que hemos visto que hay que hacer. Sin embargo, de esta forma no permitimos que esas personitas se desarrollen plenamente porque están pendientes de qué es lo que le molesta a cada cual y no de cómo se sienten y qué es lo que necesitan ellos, además, les enseñamos el patrón de que cuando te sientes mal o algo te molesta, lo que hay que hacer es gritar, quejarse e intentar cambiar el comportamiento del de enfrente en lugar de mirar qué es lo que está pasando y buscar una solución para el bienestar de todos. Así que me gustaría compartir las revelaciones que me ha desvelado este otoño sobre mí, por si pueden ayudarte:


  • Cuando estoy con otras personas (no importa la edad) y me molesta algo que alguien dice, considero que tiene derecho a tener su propia opinión, aunque sea diferente de la mía, alguna razón tendrá para pensar así y ¿me gusta cómo me siento yo cuando alguien (no importa la edad) no está de acuerdo conmigo, me juzga e intenta cambiar mi forma de ver esa situación? 
  • Cuando estoy con otras personas (no importa la edad) y me molesta el ruido o el movimiento, no intento que paren, si no que entiendo que tienen una necesidad diferente de la mía y busco cómo no estar yo incómoda
  • Cuando otras personas (no importa la edad) hacen cualquier cosa que me molesta, intento pensar que tienen sus motivos y sus derechos, porque ¿cómo me sentiría si cambiáramos los papeles y fuera yo la juzgada?
  • Cuando algo que me sucede me molesta o no me gusta, pienso qué puedo aprender de esa situación que ya ha llegado y qué puedo aportar yo para que derive en algo que me apetezca más


En general, frente a una situación que me resulta desagradable, intento no sentirme víctima, sino tomar conciencia de que tengo todas las posibilidades para encontrar una solución, no me mantengo pasiva atrapada por la queja y el juicio, puedo actuar, pero, para ello, hay que buscar en la sombra ( en mi interior, mis miedos, mis limitaciones, mi parte negativa) y ver qué es lo que me está imposibilitando dar el paso en positivo. Cuando lo consigo, hay un poquito de luz más en mi interior. 

Se acerca el invierno, cada día un minuto más de luz a partir del solsticio. Te propongo que, cada vez que algo te moleste, te pares unos segundos, respires e intentes dar un poquito más de luz a esa situación, un poquito de positivo, Así, poco a poco, otoño a otoño, iremos creciendo por fuera y por dentro y podamos seguir creciendo durante los inviernos minuto a minuto, para que, cuando lleguen las primaveras nos hayamos transformado en seres frescos y frondosos, llenos de vida positiva y podamos verlo todo desde otro punto de vista. Feliz semana.


Me entrevistan sobre Homeschooling en la Radio Diario del Jarama

Hola de nuevo, en los últimos días he estado y estoy tremendamente ilusionada y entusiasmada porque el pasado sábado 25 de Noviembre me entrevistaron en la radio Diario del Jarama. Tratamos los temas de la Crianza Consciente y el Homeschooling y fue una experiencia increíble!!! Hace seis años que llevo trabajando día a día en este terreno, pero nunca me había encontrado con una oportunidad así y estoy súper agradecida.






Así que os dejo el enlace directo al audio y espero poder aportar a muchas personas.

Abrazos!!


Mis primeros pasos en el homeschooling y mis primeros miedos

Cuando surgió la idea de comenzar con un blog sobre homeschooling, una de las razones por las que no dudé en participar fue porque uno de los objetivos era compartir nuestra experiencia para ayudar, aclarar o inspirar a otras personas que están comenzando.







Como muchos de nosotros, hace seis años me encontré en la situación de valorar la "no escolarización" como una opción y cualquier apoyo o experiencia me fue útil.

Cada familia tiene unos motivos para planteárselo pero, lo que más ruido hacía en mi cabeza eran los miedos... Cuando comienzas un camino que no está previamente trazado, a veces resulta muy difícil seguirlo... En realidad, ningún camino es perfecto, ¿ habéis escuchado a padres quejándose sobre los profesores de los niños, sobre los deberes, sobre la compatibilidad de horarios colegio-trabajo, sobre algún compañero o padre de compañero, el gasto de los libros, bla bla bla bla bla bla...? Eso, sin hablar de otros temas de mayor profundidad como respeto de ritmos, respeto de intereses, desarrollo personal, motivación... Entonces, creo que está claro que ningún camino es totalmente llano...

Todo esto me quedó claro en poco tiempo pero había algunos comentarios de personas que retumbaban en mi mente por las noches y eso es lo que me gustaría compartir porque creo que hay muchas opciones en la vida y que el miedo solo nos paraliza y no nos permite cuestionarnos algo, darnos la oportunidad de indagarlo y buscar la forma adecuada de desarrollarlo.

Una de esas frases torturadoras era "Necesita adaptarse a la sociedad en la que vive". Me atormentaba. Nadie quiere fastidiar la vida de su hijo, pero es que el mío expresaba con todas sus ganas que no quería pisar más un cole y tenía claras sus razones con tan sólo tres años de edad y cuatro meses de experiencia en las aulas de infantil. Así que tras muchas horas de cuestionármelo todo y darle vueltas, llegué a la conclusión de que hay muchos tipos de sociedades en el mundo y que mi hijo puede cambiar a otro país si no se adapta a éste, pero aún así, lo veo difícil porque sólo en esta sociedad, hay gente que decide ser empresario porque encaja con su personalidad y otros se decantan por ser funcionarios, unos prefieren trabajar por la noche y otros madrugar, unos viven de fiesta en fiesta y otros eligen el retiro espiritual como forma de vida.... y, así, un montón más de opciones. De esta forma superé este miedo. ;D

Otra de esas tormentosas ideas era " No puede aprender/estudiar sólo lo que le gusta". Yo fui al colegio, instituto, universidad y conservatorio, me adapté a la perfección y alcancé todas las expectativas que el sistema había puesto para mí con las mejores notas. Y aún así, he olvidado casi todo lo que estudié, sobre todo, aquello que no es mi pasión. ¿A cuántas personas conocéis que le ha pasado también? También conozco personas que no pudieron obtener los certificados de estudios en su momento y después han preparado la prueba de mayores de 25 años para acceder a la universidad y les ha ido de maravilla... No era mi ideal, pero me hizo plantearme que, tanto si olvidas lo que estudiaste, como si no lo estudiaste nunca, es bastante fácil de preparar unos añitos más tarde... y, ¿Cuántas veces estudiasteis las mismas conjugaciones verbales o los mismos temas en diferentes cursos? con lo que tampoco es necesario estudiar durante tantos años... Y así, un poquito más de tranquilidad llegó a mí. ;D

También me preguntaban "¿Vas a poder enseñarle tú?". Bueno, le enseñamos muchas cosas a nuestros hijos y muchos padres de niños escolarizados se quejan de que las explicaciones de clase no cubren las necesidades de los niños y que los mismos padres han de estudiar los temas para explicárselo. "Esto vale para infantil, pero ¿luego?" te preguntan después... Pues lo mismo, si puedes estudiártelo, lo haces y se lo explicas y, si no, buscas un profe particular o cualquier otra opción... como haría un padre de niño escolarizado, ¿o no?

Con estos miedos fuera de mi mente, la cosa empezó a verse clara. Luego vienen otras dudas y otras y otras, pero creo que eso es así siempre que eliges seguir tus propios pasos.

Creo que la educación alternativa da para hablar sin cesar y el propio homeschooling o unschooling   (como hacemos nosotros) va más allá de la educación. Pero eso da para otro post.






Publicado también para el blog Homeschooling en Madrid

Sobre el mensaje capitalista que trasmite la tradición de los Reyes Magos



Hace años que voy viendo cosas que no me gustan en la tradición de los Reyes Magos de Oriente. Aún así, esta tarde, hemos asistido a la cabalgata que se celebra en nuestra localidad.

A las siete nos vamos encontrando con amigos frente a la fachada del Ayuntamiento para esperar a que SSMM se asomen al balcón. La ilusión que el ego instala en los ojos de los padres no permite ver la tensión en los cuerpos de los más pequeños porque es de noche y asisten a un evento en el que tiran petardos al aire para avisar a los vecinos de la llegada de los visitantes. Después, centenares de caramelos son lanzados y desaparecen entre carreras, empujones y competiciones ( algún que otro gesto de solidaridad y empatía también surge). Tras este alboroto, Sus Majestades salen del edificio y pasean por las calles del pueblo, lanzando caramelos a sus espaldas para que los niños que les siguen, continúen recogiéndolos del suelo y, así, son guiados hasta el Centro Cultural donde, micro en mano, son llamados a subir a un escenario donde ponen en duda si se han portado bien, les recuerdan que alguien les ha chivado que no comparten con su hermanito, no recogen su cuarto o no han alcanzado las espectativas en algún otro ámbito. Todo ello y, con la cabeza algo agachada ya, para recibir  COMPASIVA y PIADOSAMENTE un regalo de relativo merecimiento.  Alguno, incluso, sube llorando o agarrado a los brazos de un padre o madre que lo separa y deja en el suelo diciendo ``Pero tonto, no ves que no pasa nada, es que no quieres el regalo...``  Menos mal que cada vez  hay más personas con el corazón en la mano y con sensibilidad para tratar a un niño que está entregando toda su ilusión en los adultos que le rodean, y uno de los  Reyes pudo salvar a alguno de esos pequeños inocentes...

Así que, resumiendo un poco y poniéndome en el lugar de un niño, llego a un lugar con toda mi ilusión porque me han contado mis papás que unos señores mágicos me van a dar unos regalos, se ponen a tirar petardos que me asustan, me dan azúcar que me altera más y me desconecta de mis emociones, mis verdaderas necesidades y hago lo que sea por conseguir más y luego acepto que me pongan en evidencia ante mis vecinos y familiares porque me han vendido la ilusión de que ese regalo es lo que necesito y me voy a sentir muuuuuy feliz....

 Pues, a mí me parece, que lo que los niños necesitan es menos regalos, menos espectativas en que lo material les satisfaga y más presencia y conexión con sus padres. Si nos quejamos de que tienen de todo, que a los dos días no hacen caso a ningún juguete y que no nos dejan ni hablar por teléfono, ¿ no será que lo que están pidiendo es que estemos con ellos? ¿ no será que es eso lo que realmente quieren y necesitan? Lo que ocurre, es que tras muchos intentos, si no lo consiguen, se despistan con lo otro ( por un rato) es lo que Yvonne Laborda llama "pedidos desplazados", saben que podrán conseguir determinada COSA pero no la completa ATENCIÓN de papá o de mamá.

En definitiva, me parece que es la mejor semilla para diluir las relaciones familiares, los vínculos emocionales y estimular el capitalismo y consumismo. Supongo que nada que ver con el verdadero sentido y origen de la Epifanía ni del Renacer de la vida tras el Solsticio de Invierno. Pero es sólo mi punto de vista...

FELICES REYES!!

El camino de la vida, el camino de los días I



Tras otro largo periodo sin escribir, he vuelto a encontrar el momento, la energía y la motivación para retomarlo.

En esta ocasión, no deseo compartir ningún tipo de actividad con los niños, ni educativa, ni artesanal, va más allá... Hace ya ocho años y medio, comenzó mi andadura en el terreno de la “crianza consciente” o lo que yo entendía como tal, es decir, lactancia a demanda, colecho, porteo, Baby-Led Weaning (introducción a la alimentación complementaria), respeto a los ritmos individuales, escucha activa, ... para incluir hace cinco años, homeschooling, unschooling, ... y todo lo que entra en el “pack” de una “crianza consciente” en toda regla... ;D 

Además de todo ello, y como mucha gente ya sabe, hace dos años tuvimos la gran fortuna de mudarnos a una eco-aldea!!! Se podría decir que todos nuestros sueños se han hecho realidad...
Pues, va y sucede, que vemos que hay cosas que no van bien, cosas que no se ajustan a esa supuesta perfección, roces con los niños, algunos momentos de tensión en ellos y, por lo tanto, en todos.... ¿ o es al revés???? No se suponía que debíamos fluir en un remanso de paz y satisfacción por conseguir lo tannnn soñado???

En general, así era, pero, pensábamos que no debería haber tensiones por tener un espacio físico (exterior e interior) para gastar la energía, un entorno rico en personas, intereses de la naturaleza y otros aspectos, un respeto por las necesidades individuales....

Y... entonces llegó el primer regalo!! El primer peldaño hacia una nueva cima.... La CNV, Comunicación no Violenta.



Mar dando escucha en un taller de CNV



Hace un año asistí a mi primer taller con Mar de la Rosa, que lleva  muchos años aprendiendo y disfrutando de la CNV y ahora está llevando a cabo su certificación en el Instituto para la CNV.

No entendía cómo mis hijos mostraban un nivel x de agresividad en ciertos momentos o ante algunos conflictos, siendo que no les habíamos pegado ni castigado y habíamos utilizado con ellos la vía de la palabra. Allí me quedó todo claro... Comprendí que muchas veces no hace falta levantar la mano ni la voz para ser tremendamente agresivo, para sembrar una violencia silenciosa. Entendí que no es suficiente querer respetar para poder hacerlo y comencé a descubrir valiosas herramientas que utilizar en el día a día. En casa estamos notando muchos cambios a todos los niveles y estamos encantados de tener esta oportunidad.



Practicando unos ejercicios


Retomando la idea de “pack de Crianza Consciente” del principio, me refería a que una vida CONSCIENTE y CONECTADA de verdad, te lleva a revisar muchas cosas de ti mism@ en las que no habías reparado. Hay momentos de sorpresa, momentos en los que los cambios cuestan y muchos momentos de gran satisfacción, porque, cuando nos planteamos un cambio, en realidad es porque hay algo que no nos gusta ¿no??? pues, entonces, a por ello, a REVISAR!!

Existen varios libros de gran eficacia, videos en la red, grupos de prácticas  y una página web, todo en español. Os dejo el enlace a algunos de los materiales con la ilusión de que os sean útiles y os hagan el camino un poquito más dulce y brillante.




Leyendo mientras juegan los peques

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...