¿Se acaban los súper poderes?


Hace ya algunas semanas que me resulta imposible seguir el ritmo. La llegada del calor deja mi tensión por los suelos. Los días más largos hacen que las pilas de los peques duren más tiempo, por lo que cuando se duermen, ya no me queda energía a mí. Las horas en el exterior son mayores debido al buen tiempo y la energía. Con las vacaciones, hay más niños en las calles. 



Y, a todo eso, tengo que sumarle que "nuestra" gestación externa está llegando a su fin… y con ella mis fuerzas…





En esta ocasión, estoy viviendo de una forma mucho más consciente lo que yo siento como “nuestra" gestación externa. Está siendo muy intensa pero estamos viviendo el día a día de manera muy viva. Realmente compruebas cómo ella está preparada y siente la necesidad de mayor espacio y libertad. Sientes cómo ya has dado casi todo lo que podías y debías en esa etapa de bebé y cómo las necesidades de ella cambian y te brinda la oportunidad de que tú comiences también otra etapa… principalmente la de recuperarte (jeje).







Ha sido una época preciosa. Ahora la peque ya rebosa energía como sus hermanos y gatea de un lado para otro rápidamente, llevándose a su boca todo lo que encuentra… estoy exhausta…












Sin embargo, mi mente no desconecta, tengo mil ideas para poner en marcha. En casa seguimos trabajando y haciendo un montón de cosas, pero por el día no hay opción de ponerme con el ordenador y, por la noche, no encuentro energía…










El tiempo libre es casi inexistente porque intento ser fiel a mis ideas y dedicar mi máximo esfuerzo para cubrir mi objetivo: acompañar el crecimiento de cada uno de los peques. Y, ahora mismo, cada uno de ellos tiene unas necesidades bastante diferentes debido a sus edades. Así que vamos rescatando huequitos de tiempo para cada uno, una vez que se han cubierto las necesidades básicas ( comidas, cambios de pañales...)





Así que, con mucha paciencia y mucho cariño, iré avanzando con el blog al ritmo que pueda e intentaré aportar mi granito de arena como siempre.








Pero no, los súper poderes no se acaban porque la naturaleza es muy sabia y nos ayuda a medir y porque los peques nos alimentas con sus gestos y ocurrencias día a día.

#30dias30nudos. Nudo 3. Cruz doble

Día 3 del reto #30dias30nudos de De Monitos y Risas.

La verdad es que este nudo, la cruz doble, no es un nudo que hayamos utilizado mucho con el fular.  Si bien es cierto que es un nudo fresco para el bebé, siempre me ha resultado más cómodo, fresco y seguro la cruz envuelta.





En esta foto podéis ver que sobra bastante tela al utilizar un fular largo...





 Podéis tapar al bebé con una capa y envolveros también vosotras por detrás...





O con capa doble...





Aquí podéis ver un vídeo de cómo colocar a vuestro bebé, cómo podéis aflojarlo para amamantar y volver a ajustarlo para volver a la posición correcta usando un nudo corredizo.





Este es un nudo que te permite también llevar a dos niños a la vez ( de igual o distinta edad)  si los colocas de forma diferente. Os dejo un vídeo con un fular elástico porque, aunque también se puede hacer con fular tejido usando un nudo corredizo para ajustarlo a los bebés, esta opción requiere bastante práctica y que los bebés no se muevan mucho para ajustarlo bien.





Aunque los peques no colaboren demasiado en este vídeo, os pongo una muestra de cómo se puede colocar a dos con el fular tejido. No hay que olvidar que estos nudos con dos bebés se utilizan en contadas ocasiones y que, cuando son pequeños ( que es cuando lo permiten principalmente) no se mueven casi, lo que facilita el ajuste del fular.










Y se me ha ocurrido, ya que estábamos tocando el tema del porteo doble, dejaros otra forma de conseguir lo mismo sin utilizar el fular. Usando dos pouches consigues el mismo efecto de cruz doble y requiere menos práctica a la hora de ajustar o en el caso de bebés más mayores que se mueven o suben y bajan con frecuencia, también es más rápido de quitar y poner.







Espero que alguno de ellos os sea de utilidad en algún momento y que no se valoren demasiado los defectos ya que en ocasiones los peques "tan mayores" ya no quieren atarse en un portabebé. Sin embargo, a mí me gusta mostrar cual es la realidad y el día a día del porteo en lugar de utilizar muñecos porque en la práctica surgen situaciones nuevas que no ocurren con los "salados".

#Ilovelibrementeamamantar. Cartel Junio.



Ya tenemos nuestro cartel para #Ilovelibrementeamamantar de Junio!!




Aunque hemos sido poquitas, esperamos que la aportación sea muy muy grande y poder sumar nuestro granito de arena para que muchas familias disfruten de una lactancia normalizada a ojos de la sociedad.

Muchas gracias a todos los que habéis colaborado de una forma u otra!


Y, para el més que viene…



¿ Te atreves a unirte a nosotr@s con una foto en una exposición?

#30días30nudos. Día 2. Media cruz envolvente.


Aquí está el segundo nudo del reto #30dias30nudos de de De Monitos y Risas. La media cruz envuelta es un nudo que usamos a menudo. Nos gusta mucho porque se puede hacer con un fular corto o shortie ( aquellos que nos sigáis, ya conocéis nuestra pasión por los shorties) y te ofrece muchas posibilidades.




En esta foto la peque está tomando pecho antes de dormir y, por eso, el nudo está más bajo. El fular que hemos usado mide 3.5 m y, como yo soy de complexión pequeña, sobra un buen trozo de tela al que podemos dar varios usos.





En esta otra foto el bebé se ha dormido ya y ha soltado el pecho, por lo que la hemos colocado más arriba, más cerca de nuestro mentón, gracias al nudo corredizo. Ahora nos sobra más tela todavía en la cola y la hemos utilizado para tapar al bebé.






Ventajas que nos ofrece este nudo:

·               Se puede hacer con un fular corto. No necesitas llevar un fular largo ( con lo grande que es y el espacio que ocupa). Puedes beneficiarte de las ventajas del fular según tus necesidades, puedes hacer un nudo que reparta mejor el peso si va a dormir, un nudo a la espalda o uno tipo bandolera como este si el bebé quiere subir y bajar.

·         El nudo corredizo. Te permite usarlo como si fuera una bandolera para subir y bajar o ajustarlo fácilmente para amamantar.


·         Puedes extender la tela del hombro si te molesta el peso o recogerla si te limita el movimiento del brazo.

·         Ofrece la posibilidad de reforzar para un bebé de mayor peso si extiendes la tela que pasa por debajo del culete.


·         La puedes adaptar al clima: si hace calor puedes usarlo como bandolera extendiendo sólo una capa sobre el cuerpo del bebé y la cola te sirve para protegerle la cabecita del sol. Si hace frío, tienes hasta tres capas para cubrirle el cuerpo ( la primera, la que pasa por debajo del culete y la cola sobrante)

·         Y también puedes colocar al bebé delante para tomar pecho o dormir o en la cadera para observar el alrededor.


Es muy fácil ¿Te animas?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...